Lo bueno, lo malo y lo tóxico de body positivity

Body positivity

Es muy posible que hayas escuchado hablar de Body Positivity (cuerpos en positivo), una tendencia que ha surgido en los últimos años como respuesta a los estándares irreales impuestos por los medios y la sociedad.

Aunque el movimiento inició hace mucho tiempo, el término ha comenzado a tener más relevancia en los últimos años, gracias a que cada vez más celebridades, marcas e influencers empezaron a hablar más del tema.

¿Qué busca el movimiento? Cuerpos en positivo promueve la idea de amar nuestro cuerpo tal y cómo es, sin intentar encajar en los estándares de belleza. ¿Suena bien no?

Lo bueno de Body Positivity

Tiene un gran mensaje: ama tu cuerpo como es. Y en la superficie, este mensaje parecería que busca darle espacio a todos los cuerpos que existen, transformar los estándares de belleza y priorizar la salud mental y autoestima.

Intenta cuestionar críticamente el cómo nos relacionamos con nuestro cuerpo y las ideas de belleza,  y reflexionar sobre cómo hacer esa experiencia más placentera para unx mismx.  y las demás personas.

Pero como todo en exceso, este positivismo ha traído cosas malas también.

Lo malo

Aunque promueve un mensaje positivo, la realidad es que no es un movimiento interseccional: no todos los cuerpos caben en él.

Hay grupos que han señalado cómo este movimiento responde solo a la gordofobia, mostrando un diálogo entre cuerpos gordos y normativos. Dejando fuera la discapacidad, entre otras cosas.

Asimismo, hay quienes argumentan que los cuerpos en positivo glorifican el sobrepeso y/u obesidad sin tomar en cuenta los temas de salud que estos pueden ocasionar.

Lo tóxico

El movimiento se ha llegado a convertir en una presión más, en una guerra con nuestra mente. Nos bombardean tanto con este mensaje, que cuando no logramos amar nuestro cuerpo tal cual es entonces lo vemos como un fracaso.

Se ha convertido en un sermón más, en el que si continuamos con inseguridades sobre nuestro cuerpo, entonces somos señaladxs. Pero el trabajo personal que se debe de tener para mejorar el autoestima y amar nuestro cuerpo, es un viaje largo y, muchas veces, complicado.

Las personas que tenemos temas con nuestro cuerpo, sabemos que no es fácil, no es como prender un switch y cambiar la mentalidad. Es algo muchas veces más complicado porque puede ser resultado de muchas cosas más que solo ver a las modelos flacas en las revistas.

 

via GIPHY

¿Y entonces?

Body positivity puede ser tan útil como dañino, dependiendo la perspectiva. Es importante discernir entre los mensajes de las marcas, medios y celebridades o influencers, para no sentirnos bombardeados o presionados, pero eso no siempre es fácil.

Primero debemos trabajar en nosotrxs mismxs, saber de donde vienen nuestras inseguridades y entender que no van a desaparecer del todo ni para siempre.

 

notas relacionadas