Autoestima y salud mental

Autoestima

¿Cuántas veces has escuchado la frase, debes de quererte a ti mismx? Probablemente, muchas.

Pero la autoestima va mucho más allá del amor y evaluarnos positivamente en cada situación. La autoestima se compone de nuestra visión de todas las cosas que nos definen como persona, desde nuestra personalidad hasta nuestra percepción sobre cómo nos ven los otros.

Es decir, es cómo nos sentimos acerca de nosotrxs mismxs, por dentro y por fuera, abarcando lo que pensamos y valoramos en nosotrxs mismos y cómo nos sentimos con los demás. No sólo es amor, también se trata de respetarnos, valorarnos, creer en nosotros mismos, y ser amables con nosotrxs mismxs.

autoestima y salud mental

¿Por qué es importante para la salud mental?

Aunque tener una baja autoestima no es una condición, si puede afectar nuestra salud mental y bienestar emocional. Tener sentimientos y una percepción negativa sobre ti mismo puede llevarte a tener problemas de salud mental y una calidad de vida baja. Desde relaciones tóxicas, hasta depresión y ansiedad.

Por lo tanto, una autoestima saludable nos permite tener una serie de conductas y actitudes que tienen efectos beneficiosos para nuestra salud y calidad de vida.

¿Cómo mejoramos tu autoestima?

No hay un método exacto para mejorar la autoestima, pero hay cosas que podemos hacer para comenzar a desarrollar una mejor autoestima. Sabemos que es muy complicado que haya motivación de por medio, por ello el proceso debe ser lento y progresivo. 

Practica deporte, (ya sabemos, a veces da flojera) por poco que sea. No te exijas a empezar haciendo diario, puedes comenzar poco a poco. Tampoco tienes que hacer dos horas de ejercicio, puedes empezar caminando 20 minutos. Y aunque no es necesario salir de casa, sí recomendable. Además, con las herramientas tecnológicas, ya no necesitas pagar millones a un gimnasio, hay miles de clases en Youtube.

Evita el perfeccionismo (nadie, nadie, nadie es perfecto). No debemos idealizar a las personas, sobre todo. Crear unas expectativas demasiado altas o, incluso, irreales, ocasiona una sensación de preocupación desmesurada que puede dar lugar a trastornos de ansiedad y estrés.

Desarrolla la asertividad y la independencia como método para crear relaciones interpersonales sanas y libres de toxicidad. Debemos aprender a convivir con nosotrxs mismxs antes que con cualquier otra persona, pues quien va a acompañarnos en todo momento a lo largo de nuestra vida somos nosotrxs.

Organiza tu tiempo y dedica un rato a tus hobbies. Es importante disfrutar de la compañía de otras personas, pero también de la soledad. Dedicar tiempo a actividades que nos hagan sentir bien, como leer, visitar museos, ver películas o series o dibujar, son actividades que nos mantendrán distraídos y mejorarán nuestra autoestima.

Sociabilizar. Sabemos que padecer de ansiedad social dificulta mucho las relaciones interpersonales, pero es importante aprender a integrarse, a hablar con otras personas y a abrirse al mundo sin necesidad de exponer nuestras debilidades.

Ir a terapia. Aunque no es necesario, ya que no es un trastorno de salud mental, sí puede er beneficioso ya que nos pueden ayudar a encontrar las razones de nuestra baja autoestima, y a darle seguimiento a todas las acciones que estamos tomando para desarrollar una autoestima saludable. Sobre todo si crees que tu nivel de autoestima dificulta en exceso tu día a día.

Y siempre es importante recordar que: 1. ¡No estás solo! y 2. no es de un día a otro, ¡por lo que se paciente y amable contigo mismx!

notas relacionadas