Elena Garro: la escritora mexicana del realismo mágico

Elena Garro

Este 22 de agosto se cumplen 24 años de la muerte de la escritora Elena Garro, una las máximas exponentes de la literatura fantástica de México.

La también periodista es conocida por haberse casado con Octavio Paz; sin embargo, sus logros personales y su importancia en el ámbito van mucho más allá.

Elena Garro incursionó en todos los géneros literarios como el teatro, el cuento, la novela y la poesía. También fue periodista, traductora y guionista.

En 1954 escribió guiones para las cintas, Sólo de noche vienes, basada en el cuento “La culpa es de los tlaxcaltecas” y Las señoritas Vivanco, entre otras, que fueron interpretadas por grandes actores del cine de oro mexicano.

El inicio de su obra literaria

Su primera novela fue ‘Los recuerdos del porvenir’, la cual abordaba los problemas de la guerra cristera, un conflicto armado por problemas de tipo político, social y religioso que tuvo lugar en México entre1926 y 1929. Dicha obra obtuvo el Premio Xavier Villaurrutia en 1963.  

En 1941, comenzó su labor como periodista publicando sus primeros trabajos en la revista ‘Así’, en las que podemos encontrar, las entrevistas: “De estrella a mujer de hogar. Lolita González de Reachi habla del matrimonio y de la felicidad”, “Frida Kahlo pintada por sí misma. De dinamitera a pintora, de la Preparatoria a la celebridad” e “Isabella Coronado, actriz”.

Elena Garro y su exilio

Garro ejerció una fuerte crítica hacia el comunismo de Fidel Castro en Cuba, lo cual la puso en la mira de la CIA en México y de la Dirección Federal de Seguridad (DFS), la policía secreta del régimen priista del siglo XX.

Sus críticas a las dictaduras de izquierda, al golpismo militar de América Latina y al propio autoritarismo del PRI, hicieron que los servicios de seguridad de México y Estados Unidos la espiaran durante años (1963 y 1964).

Incluso, según el informe Warren, sobre el asesinato del presidente estadounidense John F. Kennedy en noviembre de 1963, narra un supuesto encuentro entre la escritora con Lee Harvey Oswald, quien fuera el autor del magnicidio, en una fiesta en Ciudad de México, semanas antes del crimen en Dallas, Texas.

notas relacionadas